El fin de toda predicción

Nadie conoce cómo será el futuro, pero sospecho que se avecinan curvas. En muy poco tiempo, el proceso de automatización está siendo automatizado, lo que significa que crece de manera exponencial. Ese proceso generará una tasa cada vez mayor de desempleo. A su vez, la automatización permite hacer economía de escala, lo que en la práctica significa que las pequeñas empresas tenderán a desaparecer por dejar de ser competitivas.

Por un lado habrá un numero cada vez mayor de personas sin trabajo ni expectativas de conseguirlo. Eso se une además a la geriatrización de nuestras sociedades occidentales. Todo ello redunda en un aumento del número de personas pobres. Por otra parte, habrá un segundo grupo decreciente, de asalariados, que trabajarán en los trabajos más precarios que aun no han sido automatizados, y muchas veces en competencia con las máquinas.

Los pobres estarán obligados a comprar los productos y servicios más automatizados pues serán los  más baratos, por economía de escala, o bien serán baratos porque serán productos generados con intervención humana en condiciones inhumanas. Lo cual, dicho sea de paso, ahondará en esa situación.

Por otra parte, habrá un reducido grupo de privilegiados con salarios mucho más altos que el resto: la élite de ingenieros/hackers que trabajan en el proceso de automatización, además de las profesiones liberales aun no automatizadas. Más allá de eso, estarán los propietarios y accionistas de las grandes empresas automatizadoras, que se harán inmensamente ricos de forma “automatizada”.

Será una sociedad verde, porque la tecnología hará que las energías renovables sean las más eficientes, las más baratas. Por otra parte, la tecnología también entrará en lidia con la economía. Todos estos cambios conllevan un empobrecimiento de la mayor parte de la gente, y por tanto la economía se resentirá.

Ante este expolio, habrá reacciones políticas, indudablemente. Habrá gobiernos que explorarán la idea de una renta básica. Con una economía resentida, una renta básica en todo caso permitirá un salario muy bajo e igualitario, que servirá para asomar la cabeza y no ahogarse, pero no mucho más. Otros gobiernos expropiarán parcial o totalmente grandes empresas de automatización para que trabajen directamente al servicio de la ciudadanía y sus beneficios económicos recaigan en ella. Ahí la lógica será “Cuando una empresa es demasiado grande para caer, debe pasar a ser propiedad de todos”. En otros casos, simplemente se dividirá el negocio de esas empresas para fomentar la competencia.

Al final se tratará de una cuestión simple: vivir bien, dignamente. Es una era post-trabajo, donde el trabajo es ya minoritario. Donde no existe jubilación, únicamente renta básica. Donde ni hará falta que todo el mundo trabaje, ni habrá trabajo para todos, ni todo el mundo trabajará. Un mundo donde cada vez menos personas controlarán cada vez más aspectos de nuestras vidas.

El dinero y la economía no van a desaparecer, porque son necesarios – pero tendrá otros matices. será un mundo donde donde se fomentará la iniciativa privada, pero lo común será usar nuestro tiempo libre en actividades sin ánimo de lucro, y donde la actividad económica vivirá más entrelazada con la actividad no remunerada, igual que ocurre en las comunidades de software libre.

Por otra parte, las máquinas controlarán cada vez más aspectos de nuestras vidas. En muchos casos dependeremos de sistemas altamente informatizados: desde medios de transporte hasta marcapasos pasando por sistemas de información y robots asesinos. Sistemas con medidas de seguridad no-infranqueables por hackers.

Surgirán sistemas de inteligencia artificial que escaparán a nuestro control, y que tendrá capacidad de controlarlo todo. De manera que justo cuando la mayor parte de nuestros quehaceres diarios dependerán de una máquina, de repente esos automatismos estarán a merced de una inteligencia artificial superior a la nuestra a la par que totalmente nueva y diferente, e impredecible. Aquí es donde debo acabar mis predicciones, y es por eso que a ese momento se le llama singularidad. Y siento defraudar: no me estoy pringando mucho a decir verdad; todo lo que he contado ya está ocurriendo o en proceso.

1 Response to “El fin de toda predicción”


  1. 1 Rafa Vargas julio 8, 2014 a las 7:57 pm

    Una visión muy distópica con la que estoy de acuerdo. Sin embargo, cada vez que estudio la historia veo que siempre hemos tenido esta sensación. Seguimos sin la semana laboral de 4 horas que nos prometió Keynes. Yo tengo motivos para la esperanza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: