Llamamiento a la neolengua: delegación implícita, la mal llamada abstención

Hoy he leído un artículo bastante interesante (y bien documentado con referencias, he de añadir) en El Diario titulado “¿Qué significado político tiene que sólo el 10% de las personas integrantes de una red participen?” cuya lectura recomiendo.

Como demócrata, lo que me interesa es la representatividad, y que en una decisión participe la mayor cantidad de gente posible. Pero en un ámbito de votaciones más frecuentes, en una democracia más directa, esto es simplemente poco realista. La sociedad está acostumbrada por ejemplo a votar en periodos electorales concretos, y los partidos políticos lo tienen muy difícil cuando intentan movilizar a su electorado fuera de estos momentos.

Cuando sólo el 10% de la gente participa, o cuando incluso en unas elecciones generales sólo un ~50% participaría según las encuestas, la pregunta que plantea dicho artículo es ¿qué significa? No sabemos por qué razón no participa la gente. Podemos elucubrar largo y tendido, pero no dejan de ser cábalas sin fundamentos legítimamente demostrables. Pero una cosa creo que es segura: toda esa gente que no participa, está delegando implícitamente en quienes sí participan – y de forma proporcional a los que sí participan.

Esta delegación implícita es, creo, muy importante. La gente no suele comprender su relevancia. Más allá de las razones de porqué la gente no participó en un proceso democrático, la consecuencia clara es que la voz que cuenta es la que se hace oir. Como dice el dicho: quien no llora, no mama. Esto es un gran problema al que hay que llamar la atención: por poner un ejemplo el partido PPSOE quizás tenga un 60% de los votos emitidos, pero la simpatía a este partido respecto de todos los electores puede ser diferente en proporción. Además, cuanto más abstención delegación implícita exista, mayor puede ser la diferencia. Debido a este sesgo de participación, hay partidos que movilizan más a sus simpatizantes que otros, y por eso en Eslovaquia puede ganar el poder un fascista, gracias a un 75% de delegación implícita, sin que necesariamente la sociedad apoye mayoritariamente a ese fascista.

Por todo esto y con el objetivo de visibilizar el verdadero significado de la abstención, desde este humilde blog hago un llamamiento para desterrar el uso de la palabra abstención y reemplazarla por delegación implícita. Es un llamamiento a la neolengua, sí, a la batalla del lenguaje que vamos perdiendo, y una propuesta creo que justa y adecuada. El fascismo asoma en Europa, y creo que necesitamos un lenguaje realmente más explícito en significado, que responda más directamente a preguntas como las planteadas en el artículo de El Diario (¿qué significado tiene que sólo el 10% participe?).

Otra lectura que tiene todo esto es que cuando los electores confían en que se van a sentir representados por aquellos que sí participan, sienten menor necesidad de participar y aumenta la delegación implícita. Esa lectura a veces ocurre cuando se plantean por ejemplo plebiscitos internos en un partido que por su ideología está claro cual va a ser el resultado. Y esto a veces es peligroso porque se concentra el poder, porque al final participa poca gente y los que lo hacen terminan quemándose muchas veces. Además, a veces los políticos también realizan esta lectura de forma interesada, como cuando Rajoy agradecía a todos aquellos que NO fueron a cierta manifestación, sosteniendo básicamente que confiaban implícitamente en las políticas de su gobierno. Nótese también que ahí hay una sutil pero importante diferencia entre la consecuencia, que es que la abstención implica una delegación implícita, y la lectura política de las razones que hay detrás de la abstención, que son elucubraciones. Las razones políticas de cada abstención sólo las sabe el abstencionista. La consecuencia práctica, que la abstención es equivalente a una delegación implícita, la puede extrapolar cualquiera.

Y es para evitar los peligros que esto conlleva, que como demócrata, lo que me interesa es la representatividad.  Me interesa que en una decisión participe la mayor cantidad de gente posible. Como soy práctico y realista, sé que al final en una democracia más directa y recurrente, la gente va a participar cada vez menos, y no quiero tener que enfrentarme a lecturas políticas de la delegación implícita. Por ello, mi punto de vista es que hay que aprovechar aquellos breves momentos en los que el electorado se moviliza (como por ejemplo elecciones generales), para establecer delegaciones explícitas.

De hecho, elegir a un representante al congreso, o escoger tus candidatos para unas primarias, son ambos casos de delegación explícita. Lo interesante es que sea líquida, revocable y cambiable, para controlar la formación de oligarquías y mantener la representatividad. Y aun digo más: la experiencia en partidos tradicionales como el PSOE o IU me ha formado una opinión en contra la delegación transitiva (delegados de delegados de delegados), y más a favor de la horizontalidad que proporciona la delegación múltiple, donde puedes escoger un delegado y varios suplentes en orden de preferencia. Delegación sí, pero limitada, con fecha de caducidad y no válida para algunas cuestiones como por ejemplo para cambiar el sistema de voto o para elegir delegados/representantes. Necesitamos un sistema de “check & balances”.

Por último, debo precisar que cuando hablo de participación y de delegación explícita o implícita, yo no pienso (sólo) en votar. Es mucho más que eso: escribir propuestas, debatir en listas o mesas redondas, ir a manifestaciones, recoger firmas, organizar eventos, donar a a organizaciones.. hay muchas formas de participar, y por cada una de ellas hay como mínimo una forma de delegar implícitamente, que es no participar. Las formas de delegar explícitamente son más reducidas, y por ahora creo que sólo tiene sentido para votaciones y quizás también para firmas. De cualquier forma, y con el objetivo de reducir el sesgo de participación, recuerda: si no te gusta cómo funciona algo, no te quejes. Participa y arréglalo tú. La democracia cuesta trabajo, y empieza por ti.

About these ads

6 Responses to “Llamamiento a la neolengua: delegación implícita, la mal llamada abstención”


  1. 1 Violeta enero 10, 2014 en 11:10 pm

    Exacto, me parece correcta la definición “delegación implicita” es lo que nos han enseñado a lo largo de estos años los bipartidismos a lo facil, a confiar en ellos nuestra representación y luego manipularnos a sus intereses, es hora de actuar, no quejarse y arreglarlo con democracia participativa inclusiva y horizontal..
    Saludos.

  2. 2 fgeorge enero 11, 2014 en 4:09 am

    Como siempre me dejas aterrado…y pretendes vendernos tu @agoravoting? Estas de broma no?

  3. 3 LorenaMN enero 11, 2014 en 11:45 pm

    Pero creo que también hay que contemplar al grupo de personas que cree que votar (participar) no sirve de nada. Y lo hacen con convicción, y no como repetición de lo que dice otro, ya que no creen en este sistema tal como lo tenemos. Son los llamados, antisistema.
    Aunque, por más que su abstención sea activa y explícita, esto acarrea una delegación implícita.

  4. 4 Abstención Electoral Activa enero 16, 2014 en 11:49 pm

    Algunas manipulaciones del lenguaje son escandalosamente evidentes, pero otras nos las cuelan con mucha habilidad. Y al final el pozo que va quedando puede hacernos muy manejables y volubles. No es agradable darse cuenta de cómo le manejan a uno, pero el bombardeo para conseguirlo es continuo, y da sus frutos; -En ésta democracia que nos hemos dado-, -con lo que nos ha costado conseguir ésta democracia-, -la constitución que nos hemos dado y el trabajo que nos ha costado-, -como no podía ser de otra manera-, -en éste estado de derecho-,-la soberanía reside en el pueblo-, -elecciones pebliscitarias-, etc.. etc…
    Se seguirán indignando y votando. Se quejan de las consecuencias y no de las causas. Se creen que eso se arregla con reformas que nadie, con un poco de cordura, vayan a cumplir. Y después de tanto desatino, los ciudadanos cautivos siguen pensando en votar, en dar respaldo una y otra vez a esos mismos que han traído la ruina económica y política, el desastre de los 17 pseudo estados, las ambiciones regionalistas y localistas, la ausencia de REPRESENTACIÓN y de LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA. Los españoles siguen acudiendo a las urnas de la irrepresentación, como corderitos, en la creencia de que pueden elegir, de que viven en una Democracia y de que tienen Libertad Política. No son conscientes de la potencia y de la fuerza política que tendría una gigantesca ABSTENCIÓN ELECTORAL ACTIVA EN LAS URNAS que unida a la situación de crisis de estado y de gobierno podría obligar a la clase política a encarar un período de LIBERTAD CONSTITUYENTE. Tanto los medios de comunicación como las oligarquías partidarias tienen mucho interés en esconder y disimular las cifras de abstención; la obsesión de los partidos, -todos-, es que no haya abstención porque todos tienen claro que el voto masivo y sumiso unido al sistema proporcional de listas de partido (abiertas o cerradas) que no es representativo del elector, les legitima, y saben que en una Democracia Representativa, con separación de poderes en origen y representación de los ciudadanos (uninominal por distritos pequeños), esas mismas oligarquías de partido perderían su poder en favor de los ciudadanos y los distritos electorales. En España no habrá cambio político y económico en favor de los ciudadanos mientras no sustituyamos la partidocracia por la DEMOCRACIA.

  5. 5 Abstención Electoral Activa enero 16, 2014 en 11:57 pm

    Cuando la palabra no se usa con su contenido conceptual verdadero, su significado racional, (para lo cual es necesaria la instrucción, el conocimiento), entonces se deteriora ella, la frase y el comentario entero, que pasan a no significar, a ser verbalismo irracional, donde la sentimentalidad pesa mas que la racionalidad. Se ve cada día en los medios de comunicación de masas de éste régimen del 78, prensa, tv, radio, tertulianos leguleyos, webs y diálogos entre gentes sencillas. No sabemos de lo que hablamos pero lo hacemos a gritos. Por eso somos un pueblo tan manipulable. Baja racionalidad, alta sentimentalidad. Así nos va…

  6. 6 Abstención Electoral Activa enero 17, 2014 en 12:03 am

    Ni reaccionarios (volver al pasado) ni conservadores: Revolucionarios de la LIBERTAD.

    … En vez de Monarquía de Partidos Estatales, República Constitucional de ciudadanos libres.

    En vez de Partidos Estatales, Partidos de la Sociedad Civil.

    En vez de Partidos financiados y pagados por el Estado, partidos de la Sociedad pagados y financiados por los afiliados.

    En vez de Partidos institucionalizados, partidos de la sociedad implicados en los barrios, los pueblos, las ciudades, las comarcas y regiones.

    En vez de partidos a la conquista del poder, partidos que luchan por los ciudadanos, por la libertad política y por la libertad de pensamiento.

    En vez de Listas de Partido en circunscripciones provinciales, candidaturas uninominales de personas responsables en distritos pequeños.

    En vez de sistema electoral proporcional corregido con la Ley d´hont, sistema mayoritario a doble vuelta en distritos pequeños.

    En vez de elecciones administrativas para elegir diputados y Presidente de Gobierno, elecciones políticas separadas entre si, para elegir por separado al Presidente del Gobierno y Jefe del Estado por un lado y otras elecciones para la Cámara de Representantes (Diputados o procuradores en Cortes).

    En vez de un solo poder con separación de funciones, tres poderes del Estado separados en origen para que unas ambiciones vigilen a otras… para que podamos hablar realmente de Democracia formal o política.

    En vez de Tribunal Constitucional como máxima instancia judicial, -nombrado y elegido por los políticos-, Tribunal Supremo constituido al margen de la influencia del parlamento y del gobierno.

    En vez de diputados irresponsables instalados en Madrid, diputados de distrito con oficina y residencia en la comarca por la que fueron elegidos, en contacto permanente con sus vecinos-electores y con posibilidad de deponerlos si no cumplen lo acordado con ellos en sus programas electorales, y por lo cual fueron elegidos.

    En vez de Congreso de los Diputados y Senado, una sola Cámara de Representación de 400 representantes de todos los Españoles, con un solo sueldo pagado por el distrito, no por el Estado.

    Elecciones para alcaldes, separadas de las elecciones a concejales, en candidaturas tambien uninominales y a doble vuelta. El Alcalde en distrito único de todo el pueblo o ciudad, y los concejales por distritos o barrios.

    En vez de concejales elegidos en listas de partidos, concejales elegidos en candidaturas de distrito y que representan a sus vecinos en el Ayuntamiento, y no al partido.

    Los partidos políticos son la consecuencia lógica de la libertad de asociacion, por eso no deben ser partidos del estado. Su lugar propio es la sociedad. Las personas elegidas así, podrán pertenecer a cualquier partido y tener ideologías diversas, pero en las instituciones representarán a los ciudadanos, no a los partidos.

    En vez de “consenso”(que es reparto), la regla de la mayoría que es democracia.

    En vez de de resignación partidocrática, acción social de la valentía, de la razón y de la inteligencia.

    En vez de Indignación, Revolución de la libertad política colectiva.

    Consejo Legislativo frente a Gobiernos que legislan impropiamente.

    Plenos de Ayuntamientos que puedan controlar a los alcaldes en lugar de Alcaldes controladores de concejales de listas de partido estatales.

    Democracia frente a Partidocracia.

    República Constitucional (que separa los poderes) frente a Monarquía oligarquica de partidos estatales.

    Libertad de pensamiento, Libertad Política, Libertad Colectiva.

    Libertad Constituyente frente a una Constitución otorgada en 1978 que el pueblo español no pudo conquistar en un periodo de libertad constituyente tras la muerte del dictador en la cama y la traición de la oposición, que habiendo firmado un documento de Ruptura Democrática, en el seno de la Platajunta Democrática finalmente prefirió el vergonzoso Pacto de la Transición acordado con los franquistas…

    En vez de acudir a votar en las urnas de la servidumbre voluntaria a partidos monárquicos financiados y subvencionados por el Estado, ABSTENCIÓN (delegación implícita) para la dignidad, para la libertad política colectiva y para la deslegitimación del sistema. Si no puedo elegir NO VOTO. Reglas de juego democráticas y representativas de la sociedad.

    Ni reaccionarios ni conservadores. Revolucionarios de la LIBERTAD.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: